MINDFULNESS

Mindfulness o conciencia plena, como concepto psicológico supone una estrategia terapéutica eficaz para el tratamiento de diversos trastornos, entre ellos, la ansiedad, el estrés o la depresión.

De forma genérica, consiste en atender y concentrarse en los pensamientos, sentimientos, emociones y sensaciones que tenemos en cada momento, aceptándolas plenamente, sin juzgarlas y sobre todo, sin intención de evitarlas.

Este planteamiento supone una novedad con respecto a otras estrategias y métodos psicológicos dirigidos al cambio del pensamiento.

De cualquier modo, es necesario atender cada caso de forma individualizada para decidir el tratamiento más eficaz.

Beneficios

El mindfulness es un estado que te ayuda a sentirte relajado, alerta y en paz. Los estudios realizados demuestran que reduce el estrés, hace que sea más fácil soportar el dolor, reduce la depresión y aumenta la autoaceptación y autoconocimiento. Te ayuda a despegarte de tus propias reacciones, a verlas desde fuera y con mayor claridad y perspectiva.

Pero sobre todo te ayuda a controlar tu mente y todo lo que sucede en ella: pensamientos, emociones, recuerdos, imágenes mentales. El mindfulness te ayuda también a estar en el presente, que es el único lugar donde puedes ser verdaderamente feliz (no rumiando el pasado o soñando con el futuro).

Objetivos
  1. Reducir el estrés físico y mental asociados a estados de desequilibrio, inestabilidad, sufrimiento y enfermedad.

  2. Desarrollar habilidades metacognitivas de regulación emocional y conductual.

  3. Cultivar y promocionar el desarrollo del autoconocimiento, la paz y la felicidad.

  4. Adquirir instrucciones para la práctica formal e informal de las principales técnicas de Atención Plena.

A quien vá dirigido

En general, la práctica de la atención plena es un extraordinario recurso que puede ayudarnos en cualquier ámbito de nuestra vida personal o profesional, por lo que puede servir de ayuda a cualquier persona.

Los profesionales y usuarios de distintos entornos como el de la salud, la psicoterapia, la educación o la asistencia social están utilizando esta técnica con buenos resultados.